Schöck Isokorb® T tipo A

El modelo Schöck Isokorb® T tipo A para parapetos y pretiles representa una alternativa económica para el encamisado con materiales aislantes. Este modelo transmite pares y fuerzas laterales transversales que resultan de un efecto dirigido de forma similar. Además, el modelo Schöck Isokorb® T tipo A transmite fuerzas de compresión.

Schöck Isokorb® T tipo A para parapetos y pretiles está concebido para una adaptación específica a las diferentes exigencias de la física constructiva y de tipo estático.

seguir leyendo
BIL_IK_PRO_Isokorb-T-A-MM2-VV1-R0-X80-H200-L250-50_#SALL_#AIN_#V3

Para parapetos y pretiles prefabricados

Para la planificación y realización de parapetos y pretiles prefabricados se ofrece la pieza prefabricada (FT) y apoyo de montaje Schöck Combar®.

Este componente puede utilizarse combinado con el modelo Schöck Isokorb® T tipo A y permite la realización de parapetos y pretiles con separación térmica eficiente y duradera a base de elementos prefabricados y hormigón liso.

Ventajas
  • Eficiente y duradero
    La alternativa al revestimiento de parapetos y pretiles con materiales aislantes.
  • Evaluación técnica europea (ETA)
    Seguridad de planificación en proyectos europeos
  • Mayor libertad creativa
    Versión en hormigón liso posible
  • Incremento del valor
    Las superficies amplias de terrazas aumentan el valor de la unidad residencial.
  • Ausencia de puentes térmicos y problemas de impermeabilización
    La incorporación de anclajes, barandillas o cubiertas se resuelve sin dificultades
  • Protección contra incendios segura
    Junto a la variante estándar en R0, Isokorb® satisface en su versión con clase de resistencia ignífuga REI 120, la protección antiincendios en el estándar superior.
  • Combinable de forma flexible
    Con el modelo Schöck Isokorb® T tipo Z
  • Documentación detallada de planificación
    Información técnica, información detallada, calculadora de puentes térmicos y distintos portales de conocimientos
  • Estandarizado
    Disponible en alturas de 160 a 250 mm en versión estándar. Otras alturas, construcciones y espesores del elemento aislante previa demanda
Aspectos relevantes en resumen

Los parapetos son sinónimo de arquitectura de azoteas. No solo la imagen corresponde a las exigencias de una construcción adaptada a la época actual, también el aspecto práctico de los parapetos es sustancial cuando hay que construir en altura y aprovechar al máximo el espacio interior del edificio. La azotea se percibe precisamente en el espacio urbano cada vez más como una superficie aprovechable: El ajardinamiento de cubiertas, el «urban gardening» y la azotea como espacio residencial ofrecen un valor añadido genuino a los edificios en el espacio urbano.

BIL_PRESSE_Produktmotiv_IK_XT-A_16z9_FHD_21RL

Sobre todo en la arquitectura actual, las cubiertas planas o los áticos residenciales son muy populares. La azotea sirve como extensión del espacio habitable y representa desde la perspectiva arquitectónica una superficie aprovechable y un lugar de residencia. El parapeto como componente de un edificio debe realizarse de forma óptima desde diversos puntos de vista:

  • Parapeto atractivo y estilizado con separación térmica óptima
  • Ganancia de superficie en la azotea prescindiendo del encamisado
  • Producto seguro con autorización de ETA 17-0262
  • Versión sin generación de gastos frente al sistema de encamisado
Bild_2

En la práctica arquitectónica, los parapetos y pretiles se aíslan térmicamente con frecuencia, pero siguen realizándose todavía con aislamiento envolvente. El aspecto central de ello es la mejoría clara en la capacidad aislante de la separación térmica. Como los parapetos y pretiles discurren a lo largo del los bordes del edificio, de ello resultan problemas de naturaleza térmica similares al caso de los balcones. El efecto de «aletas de enfriamiento»; una amplia superficie exterior del balcón y parapeto, favorece el transporte del calor a través del puente térmico. Los parapetos están, no obstante, conectados adicionalmente a la esquina exterior entre muro y cubierta. De ello resulta una influencia geométrica suplementaria a través de la esquina exterior, que influye de forma desfavorable sobre la relación de superficie de interior a exterior. El anclaje de parapetos en el muro o la cubierta genera además un puente térmico dependiente del material, de forma análoga al balcón.

Las consecuencias de puentes térmicos de forma sinóptica:

  • Peligro de formación de moho
  • Riesgo de perjuicios para la salud (alergias, etc.)
  • Peligro de condensación de humedad
  • Incremento en la pérdida de energía térmica
  • Deterioro de la comodidad doméstica
BIL_NEWS_Attika-Thermografie_HG_16z9_FHD.jpg

Como en el caso de muchas conexiones en voladizo de edificios, aquí también se plantea la cuestión del aislamiento térmico. En los parapetos y pretiles hay actualmente dos opciones de aislamiento térmico que compiten entre sí. Tenemos, por un lado, el «encamisamiento», es decir, la realización de un aislamiento envolvente alrededor del parapeto, o el empleo de un elemento de aislamiento térmico portante.

En la conexión de parapetos se trata de un típico puente térmico constructivo. En la termografía izquierda puede verse una conexión con aislamiento envolvente y sus pérdidas térmicas. La termografía derecha muestra el flujo de calor de una conexión de parapeto con separación térmica.

El desarrollo de la temperatura en el elemento constructivo se visualiza mediante los distintos colores. El flujo de calor discurre por consiguiente siempre del sector caliente (en rojo) al frío (en azul). En la imagen izquierda puede verse que el parapeto presenta una alta pérdida de energía térmica, lo cual tiene como consecuencia una temperatura baja de superficie interior. Se pierde una gran cantidad de energía, ya que el parapeto siempre recibe calor. Por el contrario, en la conexión de parapeto con separación térmica apenas hay desviación de calor gracias al uso de Schöck Isokorb®. La diferencia en los flujos térmicos puede apreciarse con claridad. Con Schöck Isokorb® se consigue una clara separación del parapeto (en azul) y el conjunto calefactado del edificio (en rojo). El resultado de ello son también temperaturas de las superficies internas visiblemente más altas.

¿Cuál es la ventaja de utilizar un elemento de aislamiento térmico?

  • El parapeto ya no forma parte del espacio calefactado del edificio
  • El parapeto solo está conectado puntualmente
  • La superficie de aislamiento entre las conexiones puntuales puede realizarse sin perturbaciones.
  • Se evita un encamisado sofisticado, con necesidad de mantenimiento y sujeto al deterioro.